28
Abu 19

rodriguez-andoin-v-noticias-postvacacional-destacada

 

Con el final del mes de agosto y las vacaciones empieza el conocido Sindrome post-vacacional, que habitualmente se asocia a la vuelta al trabajo y a personas de mediana edad.

Sin embargo este síndrome también afecta las personas mayores ya que se puede ampliar su concepto como la vuelta a la rutina, y muchos de ellos además de volver a la sus hábitos también vuelven a la soledad, con lo que estos síntomas se agudizan.

En el caso de los mayores que viven en zonas rurales en habitual que en verano el pueblo se llene de turistas, visitantes, hijos y nietos, que aportan una vida nueva y activa al pueblo, y con el final de verano no sólo pierden la compañía de sus familiares si no que todo el pueblo se vacía y vuelve a la rutina.

En los casos de las familias que salen de vacaciones con sus mayores, para los ancianos supone una gran ilusión ya pueden pasar más tiempo con sus hijos y nietos, descubrir sitos nuevos, hacer ejercicio y recibir más atenciones de lo habitual y la vuelta de las vacaciones es para muchos de ellos la vuelta a la soledad.

Así que este síndrome es en muchos casos más agudo en las personas mayores que en los trabajadores.

Los síntomas del síndrome post-vacacional

Los síntomas mas habituales suelen ser:

  • Tristeza
  • Ansiedad
  • Apatía
  • Sudoración
  • Insomnio
  • Cambios de humor
  • Malestar general.

6 consejos sobre Cómo superar el síndrome post-vacaciones en los mayores

  1. Mentalidad positiva. Aunque terminar las vacaciones nunca es un placer para nadie, hay que recordar y agradecer los buenos momentos que hemos pasado y aprender a ser felices con las pequeñas cosas del día a día.
  2. Dedica más tiempo al ocio. Terminar con las vacaciones no supone dejar a un lado las aficiones. Hay que buscar tiempo para dedicárnoslo a nosotros mismos y las cosas que nos hagan disfrutar.
  3. No empezar con la rutina de forma brusca. Es necesario ir acostumbrándonos a nuestros quehaceres habituales de forma progresiva, en función de nuestras energías y estado de ánimo.
  4. Hábitos de sueños. Con las vacaciones muchas veces descontrolamos las horas de sueño. Una de las cosas positivas es volver a controlar las horas a las que acostumbrase para llevar unos horarios adecuados.
  5. Alimentación saludable. Al igual que con el sueño durante el verano también descuidamos la alimentación, muchas veces comiendo bocatas o cualquier cosa por la calle. Con la vuelta a la rutina es aconsejable volverá llevar una alimentación equilibrada en los horarios habituales.
  6. Ilusionarse con el futuro. Es importante para mejorar el ánimo empezar a organizar la siguiente escapada, excursión o visita familiar. Ponernos nuevos proyectos y planificarlos es un buen ejercicio mental y genera entusiasmo.