15
Mai 19

rodriguez-andoin-v-noticias-roma-1

 

Lejos de la realidad que vivimos en estos tiempos, en la antigua Roma los ancianos eran los miembros más importantes de la sociedad llegando a alcanzar los más altos cargos de la pública y política. En Residencia Rodríguez de Andoin V trabajamos diariamente por recuperar el respeto a las personas mayores, las personas que tienen capacidad de aconsejar, gracias a su experiencia y recorrido en la vida.

Descubre un poco más del papel de las personas mayores en la Antigua Roma, a partir de este interesante artículo en el que contextualizamos históricamente su papel.

Patres familias. Senectud y poder en la antigua Roma

En la Antigua Roma se consideraba que la edad había concedido a las personas mayores el don de la sabiduría y por ello eran los más capacitados para tomar las decisiones importes en el senado, judicatura o como consejeros del rey, durante la monarquía, o del emperador en la época del imperio.

Este prestigio se deriva del concepto de “patres familias” en el que en una sociedad patriarcal el hombre de mayor edad de la familia era el que tenía mando y control sobre todas las decisiones.

De este modo estos patres familias formaban parte de los consejos de ancianos que asesoraban al rey y cónsules desde la fundación de Roma.

Los ancianos ocupaban también los cargos públicos que se otorgaban a través de un sistema de méritos, llamado “cursus honorum” y que se adquirían con la experiencia y servicios prestados a Roma, por lo que era muy difícil llegar a estos cargos a una edad temprana, Además no había límite de edad para acceder a estos cargos. Esto se hacía con la intención de dedicar la juventud a la vida militar y política y de dejar los últimos años a una vida más relajada en la que pudieran aprovechar toda esa experiencia.

rodriguez-andoin-v-noticias-roma-seneca

Lucio Anneo Séneca. Fue cuestor, pretor y senador del Imperio romano, además de ministro, tutor y consejero del emperador Nerón.

Esta consideración por la experiencia en la vida, se ve reflejada en el siguiente texto en el que Plutarco cuenta como ante una situación desesperada recurren a Camilo, ya con casi 80 años, para nombrarlo dictador.

“Camilo fue llamado al sexto tribunado, pero lo rehusaba porque ya estaba muy avanzado de edad —corría el año 381 a. C. y ya tenía sesenta y seis años— ... y estaba enfermo... Regresó con muchos despojos a Roma, demostrando que fueron más inteligentes que nadie quienes no se dejaron llevar por el miedo a la debilidad y vejez de un caudillo con experiencia y valor... y lo prefirieron a los jóvenes que pedían y estaban ansiosos por el mando...Por decisión unánime eligieron dictador a Camilo. Éste era bastante viejo; le faltaba poco para cumplir los ochenta años. Pero comprendiendo la necesidad y el peligro, no puso ningún reparo, sino que al instante aceptó el mando... La muerte le llegó a Camilo en su momento oportuno —a los ochenta y dos años—, tanto por edad como por realización de su vida y afligió a los romanos...”

(Plutarco, Vidas paralelas. Camilo, 37)

El poder casi ilimitado de los patres familias era también motivo de recelo y conflicto entre los miembros más jóvenes de las familias ya que tenían que estar sometidos al mandato del anciano hasta edades avanzadas y algunas veces estos ancianos se convertían en tiranos odiosos.

Esto se refleja en muchas obras de gran aceptación popular como “Los dos hermanos” de Terencio”.

A pesar de este recelo hacia los ancianos y de representar una carga en algunos casos hay constancia de la gran preocupación por la salud de los mayores en la antigua Roma.

Los nietos representaban la perpetuación de la dinastía familiar y por eso eran queridos y honrados por sus abuelos.

Al contrario que hoy en día los hombres mayores de sesenta años eran el doble que las mujeres, esto era debido a la alta mortalidad que había durante los partos. Por eso eran tan comunes los matrimonios entre hombres mayores con mujeres más jóvenes al enviudar, aunque también hay casos en los que las parejas llevaban a ancianos juntos como Augusto y Livia o la bonita historia que nos cuenta Ovidio en su obra “la metamorfosis”.

A partir del siglo I a.C empezó una época de revueltas y cambios sociales que dieron lugar a un cambio en los valores en el que los ancianos fueron más cuestionados y perdieron parte su poder dentro sus familias, dando personalidad jurídica a los hijos y pasando parte de las decisiones del pater a la justicia común. Aunque estos aún conservaban su poder dentro de las instituciones políticas.

Cómo fomentar el respeto a las personas mayores

rodriguez-andoin-v-noticias-roma-actual

Envejecer es la última etapa del ciclo de la vida. En la actualidad vivimos en una sociedad que alaba la juventud, el aspecto físico y otras cuestiones que han derivado con el tiempo, en la carencia de respeto de las personas mayores.

El fomento del respeto hacia las personas mayores debe partir de la base de cuidados amorosos por parte de los adultos más jóvenes, de valorar su experiencia, su conocimiento, sus valores… Desde Residencia Rodríguez de Andoin V consideramos que es responsabilidad de todos/as, fomentar una sociedad donde se respete a los más mayores, haciéndoles partícipes en el día a día.

Una sociedad que respeta a sus mayores es una sociedad sana.