29
Abr 19

rodriguez-andoin-v-noticias-dia-danza

Bailar es una de las actividades más beneficiosas para las personas mayores, no sólo por los efectos sobre la actividad física como demuestra un estudio de 2009 que concluyó que: “los adultos mayores pueden mejorar de manera significativa su capacidad aeróbica, la resistencia, fuerza y flexibilidad de su masa muscular, su agilidad y su equilibrio a través del baile”, si no que también tiene beneficios en cuestiones mentales y emocionales asociados a esta activas y su entorno.

Además el estudio anteriormente citado también dedujo que esta la actividad del baile podría reducir el riesgo de problemas cardiacos, el riesgo de caídas al mejorar la coordinación e incluso mejorar la estructura de los huesos.

Beneficios para el corazón

El presidente de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), José Antonio López Trigo, resalta la importancia de los “ejercicios aeróbicos moderados” tales como nadar, pasear o bailar para reducir los riesgos de hipertensión. Todo ellos acompañado de una reducción de sal y grasas, un aumento de la ingesta de fibra, un consumo moderado de alcohol y dejar de fumar.

Otro estudio realizado en Italia revela que también que el vals mejoró la capacidad funcional y la endotelio de un modo similar a como lo hace el ejercicio aeróbico en pacientes con insuficiencia cardiaca.

Beneficios para el cerebro

Un artículo publicado por el Departamento de Neurobiología de la prestigiosa Universidad de Harvard, Estados Unidos dice que: “mientras el baile en sí mismo activa los circuitos motores y sensoriales del cerebro, la música estimula los centros de gratificación del principal órgano del cuerpo humano. Es por eso que las canciones nos hacen sentir bien.”

El artículo también dice que la practica del baile reduce el estrés e incrementa los niveles de serotonina (“la hormona de la felicidad”), y puede desarrollar conexiones neurales nuevas en regiones de funciones ejecutivas y en la memoria a largo plazo y mejora el reconocimiento espacial ya que es necesario aprender los pasos de baile y coordinarlos con el ritmo la músico y el entorno.

Otro estudio de 2003 relaciona varias actividades con el riesgo de padecer demencia senil en personas de entre 75 y 85 años.

El estudio desvela que entre las actividades intelectuales la lectura, los juegos de mesa y tocar algún instrumento reducía el riesgo de padecer este mal, sin embargo en cuanto a las actividades físicas la única que demostró una reducción del riesgo de una forma significativa fue el baile.

Beneficios contra la depresión

El simple hecho de socializar que conlleva la actividad de baile supone vencer a la timidez, superar la soledad, combatir el estrés y por tanto combatir a la depresión.

Psicólogos y psiquiatras utilizan desde hace tiempo la llamada “terapia de movimiento de danza” como complemento, combinado con otras técnicas para combatir la depresión con resultados muy positivos.

Residencia Rodríguez Andoin V con la danza

El baile es, como hemos visto en este artículo, una de las actividades más saludable para la salud tanto física como mentalmente, con beneficios para la circulación sanguínea, las articulaciones, mantiene en forma la mente y mejora el estado de animo y el humor.

Todo esto la sabemos desde hace tiempo en Residencia Andoin V y por ellos organizamos actividades de baile con nuestros residentes e incluso invitando periódicamente a compañías de baile como la de Doris Palao.