22
Oct 18

residencia-andoin-v-vacunacion-gripe-2018

 

El próximo miércoles 24 de octubre empieza en Euskadi la campaña de vacunación contra la gripe. Está previsto que se alargue hasta el 5 de diciembre, es decir unas seis semanas. La campaña ha sido presentada en Bilbao por el consejero de Salud Jon Darpón y el director de Asistencia Sanitaria de Osakidetza Andoni Arcelay, y se ha invertido un total de 1.200.000 euros en la compra de las 400.000 vacunas. El año pasado con la misma cantidad de dosis se administraron un total de 371.943 vacunas. El lema de este año es "Gripe, ¿qué gripe? Vacúnate", y tiene como finalidad alcanzar al 65% de la población de riesgo.

Como cada año, la población de riesgo la componen las personas mayores de 65 años, las personas con alguna enfermedad crónica, las mujeres embarazadas y por supuesto el personal sanitario. Darpón ha asegurado además que la vacuna de la gripe es "segura y eficaz", y que este año como novedad todas las vacunas poseen aguja de bioseguridad, de modo que la protección del personal sanitario que las administra está más que garantizada.

Una enfermedad que se cobra vidas año tras año

Pese a los esfuerzos por concienciar a la población y las campañas de prevención que cada otoño se ponen en marcha, la gripe sigue cobrándose la vida cada año de demasiadas personas, sobre todo ancianas. "La gripe sigue siendo uno de los principales problemas de salud pública" afirmó el consejero. En 2017 fallecieron 96 personas en la Comunidad Autónoma Vasca, de las cuáles un tercio no habían sido vacunadas. Asimismo, para paliar una eventual epidemia de la enfermedad Osakidetza a puesto a disposición de los pacientes un total de 5000 camas, y en última instancia siempre existe la posibilidad de adquirir más dosis de la vacuna de ser necesario.

En estas fechas se recomienda extremar la higiene personal, con especial atención a las manos. Lavarse las manos con agua y jabón frecuentemente es una forma sencilla de evitar contagios. También se hace especial hincapié en evitar compartir alimentos, vasos, cubiertos, botellas...etc. Por último, una adecuada ventilación de los espacios cerrados, ya sean casas particulares u oficinas y lugares públicos, puede evitar la propagación de la enfermedad entre amplios grupos de personas.