22
Oct 18

residencia-andoin-v-alimentacion-mayores

 

Los mayores tienen necesidades nutricionales concretas que hay que tener muy en cuenta a la hora de establecer una dieta efectiva que proporcione los nutrientes necesarios para llevar una vida activa y saludable. Desde la Residencia Rodríguez de Andoin V sabemos de la importancia que llevar una alimentación adecuada tiene en las personas mayores, y en este artículo vamos a desgranar algunas claves para conseguir una dieta equilibrada y óptima para la tercera edad.

Para empezar, hay que tener en cuenta que el aporte energético disminuye exponencialmente cada década un 5%, es decir entre 300 y 600 kilo calorías. Y precisamente obtener los nutrientes necesarios con un aporte calórico bajo es el gran reto al que se enfrentan nuestros mayores. Para empezar el primer paso, y probablemente el más importante, es eliminar de la dieta la ingesta de calorías vacías presentes en alimentos con gran cantidad de azúcares simples añadidos, harinas refinadas y fuentes de grasa hidrogenadas, así como el alcohol.

La importancia del aporte de proteínas y fibras

Resulta de vital importancia también vigilar la ingesta de proteínas. Los nutricionistas aconsejan que las personas mayores deberían ingerir de 25 a 30 gramos de proteínas de alto valor biológico en cada comida. El objetivo es paliar la pérdida de masa muscular relacionada con la edad. Este aporte proteínico no sólo debe proceder de carnes y pescados, si no sobre todo de proteínas completas de alto valor biológico como las presentes en legumbres, cereales integrales, frutos secos, huevo y lácteos desnatados o semidesnatados (siempre que no exista intolerancia a la lactosa). Es fundamental prevenir sobre las papillas de cereales pensadas para el público infantil porque no son apropiadas para una dieta equilibrada dado que su aporte de azúcares simples es excesivo y no cubre las requisitos nutricionales de los mayores.

Otra de las claves de la dieta es un aporte de fibra adecuado a las necesidades de la persona. El consumo recomendado es de 20-30 gramos de fibra al día en personas mayores. Para poder abarcar las sugerencias de hidratos de carbono conservando el límite de ingesta calórica, es esencial incluir en la dieta una extensa gama de verduras, frutas, frutos secos y cereales integrales. Además, se debe afianzar una ingesta de líquidos adecuada para dietas ricas en fibra. El consumo de agua debe ser regular y espaciado a lo largo de todo el día en pequeñas tomas. Por último, pero no por ello menos importante se debe limitar el consumo de sal.