28
May 18

Rodriguez-andoin-V-mayores-felices

 

La vejez puede tener asociado algunos factores negativos como son el hecho de padecer alguna enfermedad, sufrir aislamiento o perder status social. Pero a su vez se asocian también aspectos positivos como son el hecho de tener más conocimiento, más experiencia y una mayor sabiduría de los aspectos emocionales de la vida. Además el stress, la preocupación y la angustia disminuyen con la edad.

Las personas mayores se concentran más en las cosas positivas

Se podría afirmar que las personas mayores están en un proceso de bienestar moral. Según una investigación las personas mayores parecen ver su pasado más feliz de lo que realmente fue. Sin embargo, los jóvenes tienden a reforzar el lado negativo de los acontecimientos vividos. Las personas mayores eligen recordar el lado positivo de la cosas.

De hecho, durante un estudio, se pidió a un grupo de personas mayores y a un grupo de jóvenes que vieran la misma película sobre el cáncer. Al observar su comportamiento, se observó que las personas mayores miraban con menos atención las imágenes desagradables (accidentes, funerales, imágenes de cicatrices) frente a la gran atención que prestaban los jóvenes. Las personas mayores se concentraban más en las imágenes que generaban felicidad.

Sería demasiado fácil afirmar que la gente mayor es feliz. Pero sí se puede confirmar que los ancianos aceptan la tristeza con mayor naturalidad que los jóvenes.

Los más felices son aquellos que tienen mejores funciones cognitivas

Parece ser que las funciones cognitivas afectan a la felicidad. La estimulación cognitiva tiene como principal objetivo mantener las capacidades mentales y ralentizar el deterioro cognitivo. Se aplica sobre todo de forma terapéutica a personas con deterioro cognitivo o con algún tipo de demencia.

Mantener las funciones cognitivas requiere esfuerzo. Se deben hacer ejercicios para estimular la mente, trabajando la memoria, el cálculo, la concentración y el lenguaje.

En residencia Rodríguez Andoin V aplicamos técnicas de estimulación cognitivas con nuestros residentes con el fin de conservar la orientación personal, especial y temporal de nuestros usuarios por más tiempo posible.