10
May 18

 

rodriguez-de-andoin-v-yo-ayudo-envejecer-n

 

El aumento de la esperanza de vida y de la salud hace que las personas mayores dispongan de más años de vida saludable por delante. Sin embargo, día a día nuestro mayores, así como nosotros mismos iremos envejeciendo.

La vejez es a veces sinónimo de problemas de salud y de pérdida de autonomía. Saber acompañar a nuestros padres es primordial para su bienestar.

Según el Centro de Investigaciones Sociológicas o CIS, organismo encargado del estudio de la sociedad a nivel estatal, debemos referirnos a la edad de los 68 años, a partir de cuando podemos hablar de vejez.

Evitar la soledad y el aislamiento de los padres

Varios estudios científicos han demostrado que las relaciones humanas son uno de los principales ingredientes de la felicidad. La soledad es un mal que persigue a muchos padres y a muchos mayores.

Para ayudar a nuestros padres a envejecer, lo más importante es estar a su lado, visitarlos, organizar alguna salida con ellos, siempre que gocen de buena salud.

Para algunas personas ancianas, el contacto con el mundo exterior se traduce en ver la televisión.

Nosotros como hijos e hijas, debemos aprender a ver cara a cara la vejez de nuestros padres y aceptar este hecho. Debemos pues guardar nuestro rol de hijo, guiándoles y aconsejándoles.

 rodriguez-de-andoin-v-yo-ayudo-envejecer-2

 

A veces es cierto que debemos enfrentarnos al cuidado de nuestros propios hijos o tenemos una complicada vida laboral y vemos que la pérdida de independencia amenaza a nuestros mayores por lo que debemos tomar decisiones correctas y encontrar la mejor solución sobre el futuro de los nuestros.

Puede que en este momento se generen conflictos ya que los padres o los hijos no vean el futuro de la misma manera, pero lo importante deberá ser el dialogo.

La familia deberá discutir y comprender cuáles son los deseos y las necesidades de los padres.

No debemos culpabilizarnos si no estamos cerca de ellos, por encontrarnos en la distancia. Nosotros hemos evolucionado y construido nuestra vida. Si nos encontramos lejos, seguimos siendo presentes para nuestros padres, tal como ellos los son para nosotros.