12
Mar 18

residencia-andoin-v-maltrato-mujeres-mayores-2

El maltrato se ha convertido en una lacra en nuestra sociedad. Mientras la tecnología y el conocimiento avanzan de forma imparable, no somos capaces de frenar la violencia machista que día a día e inexplicablemente se reproduce en las generaciones venideras.

Si además añadimos a este cóctel molotov la edad, nos encontramos con que apenas hay datos y protocolo sobre violencia de género en mujeres mayores de 65 años. Miles de ellas viven atrapadas desde hace décadas siendo víctimas de la violencia machista, sin ser conscientes de ello y sin tener la posibilidad de rehacer sus vidas. 

Con la finalidad de dar a conocer este caso y compartirlo en las redes sociales, hoy en Residencia Rodríguez de Andoin V abordamos esta problemática.

residencia-andoin-v-maltrato-mujeres-mayores-1

Las estadísticas de violencia de género a mujeres mayores no existen

 

 

 

Como puede apreciarse en el video de Fundación Luz Casanova, la violencia de género en mujeres mayores de 65 años tiene una problemática adherida, y es que muchas de esas mujeres son especialmente vulnerables, no sólo por edad, si no también porque la duración del maltrato les ha causado profundos daños. 

Pero… ¿qué es lo que hace tan difícil identificar y denunciar a las mujeres mayores maltratadas?

  • Muchas de estas mujeres han sido educadas en el machismo. Existe una profunda discriminación de género en esa franja de edad.

  • A este tipo de discrimación, se une además la discriminación por edad y los prejuicios contra la vejez que existen en la sociedad y que invisibiliza estos casos.

  • Muchas de estas mujeres no se reconocen como víctimas de maltrato, bien porque llevan toda la vida sufriéndolo o porque han asumido el maltrato como una dinámica normal en su relación de pareja. En muchas ocasiones, estas mujeres maltratadas acaban siendo cuidadoras de sus propios maltratadores.

  • Existe una imagen social, un estereotipo de mujer maltratada que suele corresponder con el de una mujer joven, lo cual oscurece una realidad más compleja. Y es que la violencia de género está presente en todas las edades, estratos sociales y culturales.

  • Algunas de estas mujeres pueden sufrir problemas de salud, demencia o deterioro cognitivo, por lo que dificulta la identificación o denuncia del maltrato.

  • En numerosos casos, existe una dependencia económica, social y psicológica con respecto a sus parejas, que acrecienta su sensación de indefensión y consecuentemente el miedo a denunciar los hechos. El discurso del aguante y el miedo a quedarse sin nada se convierten en pesos pesados a la hora de poner una denuncia.

Igualmente las mujeres viudas también son víctimas en presente. Han estado aguantando esta circunstancia durante años consecutivos y posteriormente sufren estrés post-traumático o secuelas físicas y psicológicas irreparables. Recientemente, la pedagoga social especialista en violencia de género, Marisa Rebolledo, afirmaba en un artículo que un 40% de las mujeres mayores víctimas de violencia de género son viudas. Esta quizá sea una de las pocas estadísticas que podemos encontrarnos, pero siempre basadas en la experiencia laboral y no en la elaboración  de estudios. 

 residencia-andoin-v-maltrato-mujeres-mayores-4

No hay protocolos específicos para las mujeres mayores maltratadas

Otra de las problemáticas con las que nos encontramos, es que no existen protocolos específicos para las mujeres mayores. Teniendo en cuenta las cuestiones anteriormente mencionadas, las mujeres mayores maltratadas requieren de una atención especifica y personalizada, y a la falta de datos estadísticos, se suma la falta de formación para ayudar a estas mujeres. Y es que ante la falta de formación y recursos, los profesionales sanitarios se encuentran con problemas para poder identificar el maltrato de género en las personas mayores. Al igual que la sociedad, también tiene problemas para reconocerlo. Recientemente en otro artículo, el Instituto Aragonés de la Mujer alertaba de la caída en el apoyo familiar y de su entorno que experimentan las víctimas mayores de 65 años. Por ello, es en estas franjas donde se debe incidir.

 Por este motivo, desde Residencia Rodríguez de Andoin V, queremos colaborar en la difusión y detallar los pasos a dar en el caso de que un familiar, amigo, vecino así como la víctima quiera denunciar un caso de maltrato de género.

 

Cómo denunciar un caso de maltrato de género

Denunciar un caso de malos tratos es crucial y en cierto sentido, creemos que es una responsabilidad social, por eso relatamos a continuación los pasos a dar si conoces o has visto un caso de maltrato:

1. Avisar a las Autoridades

El teléfono especial para la Violencia de Género es el 016, teléfono gratuito, confidencial, no deja ningún tipo de rastro en la factura. Disponible 24 horas al día los 365 días del año.

También puedes llamar a la Ertzaintza (SOS Deiak 112), a la Policía (092) o a la Guardia Civil (062). En caso de tener alguna discapacidad auditiva llamar al 900 116 016

 

2. Denunciar

Si has sido testigo de un hecho de malos tratos, tienes derecho a interponer una denuncia en la Ertzaintza, Policía o Guardia Civil, o ante el juzgado, tanto si eres familiar como si no lo eres.

Es importante que cuando realices la denuncia, aportes todos los detalles posibles: fecha, duración, frecuencia del maltrato, si hay más testigos, partes médicos, documentos o mensajes que puedan probar el maltrato.

 

3. Testificar a favor de la víctima

Otra de las formas de actuación si se conoce un caso de violencia de género consiste en declarar a favor de la víctima  si has presenciado malos tratos, cuando sea ésta quien presente la denuncia.

Y también, por supuesto, servir de apoyo para la víctima y hacerle sentir que no está sola, hayas presenciado o no, denunciado o no. Es de vital importancia acompañar psicológicamente a la persona que ha sufrido malos tratos.